Caracterización de fincas de café en la zona norte de Nicaragua

El café juega un papel fundamental en los medios de subsistencia de muchos hogares rurales de Nicaragua, destacándose además como uno de los productos de agroexportación más importantes del país. Según datos del Banco Central de Nicaragua (BCN), en el año 2017 el café generó US$510 millones de dólares en exportaciones FOB, siendo el primer producto más exportado por Nicaragua.

Adicionalmente, de acuerdo con Bedmar, López, Bucardo y Van Zonneveld (2016), la actividad cafetalera genera 53% del empleo agrícola y 14% del empleo nacional. En este sentido, la actividad cafetalera genera tanto empleos permanentes como temporales y éstos ayudan a paliar los efectos del desempleo en zonas rurales. Solórzano y Cáceres (2012) explican que el rendimiento de la producción de café no ha experimentado cambios relevantes en cuarenta años, evidenciando rezagos en competitividad y productividad con respecto al resto de países del istmo. Estos autores señalan que mayor productividad reduciría considerablemente los costos de producción de café y, por ende, el sector tendría mayor competitividad a nivel regional.

Los desafíos existentes en el sector han propiciado el desarrollo de varias iniciativas que trabajan por la sostenibilidad de la caficultura. Sin embargo, es importante contar con información reciente del contexto de las fincas de café para entender mejor los desafíos y oportunidades del sector, en miras de una transformación que tome en cuenta el desarrollo sostenible a través de una teoría de cambio construida con todos los actores del sector.

En este contexto, el presente estudio tiene por objetivo facilitar una caracterización productiva y socioeconómica de fincas de café del Norte de Nicaragua.

Para descargar el estudio completo, hacer click Aquí